viernes, 24 de abril de 2009

090419 Arno

ARNO (612 m.)

Siempre damos vueltas y vueltas todos los viernes a la hora de quedar para ir al monte, que si a este, por que no a este otro, la hora de salida, etc., el pasado sin embargo fue diferente, decidimos ir al Erlo, en la sierra de Izarraitz y a las 8,30 de la mañana.
Tanta coincidencia no podía salir bien y claro, a medida que nos acercabamos al puerto de Azcarate, lo que en principio era sirimiri se convirtió en un chaparrón incesante, allí en Madariaga estábamos varios coches con sus ocupantes dentro esperando a que amainara pero nada, al final decidimos volver maldiciendo el largo otoño-invierno-primavera de invierno que nos esta haciendo. Cuando estábamos en Elgoibar, el señor mayor del club, que todavía recuerda cuando hace ya muuuuchooos años recorríamos todos los montes, montículos y colinas de Euskadi, vio el cartel de Mendaro 3 km., y le vino a la memoria el monte Arno, monte al que solían ir cuando apretaba la canícula y se iba hacia las cumbres cercanas al mar para luego poder darse un chapuzón en el mismo.
Así que Pedro, Oskar (con permiso de Sonia), Fernando y el susodicho mayor o sea Arri, nos dirigimos al pueblo de las rosquillas y empezamos la ascensión por una pista anodina pero por lo menos no llovía.


La pista nos llevo hasta un cruce de caminos donde unos letreros y marcas de PR, nos indicaban que ibamos por buen camino y en un cruce cogimos un bonito camino de monte, entre árboles y matorral, que nos condujo hacia la cumbre. Allí nos esperaba una fea cruz y dos buzones, pero eso si, las vistas impresionantes, debajo nuestro Deba y Motriko, hacia occidente Urregarai, Bedartzandi, más lejano el Iluntzar, al sur el Oiz, y por el este, divisábamos el Erlo, el monte que era nuestro objetivo pero aunque ahora no llovía seguía cubierto por una extensa chapela.


La verdad es que creo que acertamos al venir a este monte tan poco visitado pero que aunque solo sea por las vistas que tiene, merece la pena subirlo. En fin cambio de planes sobre la marcha, pero un buen día de monte.

2 comentarios:

Jon González dijo...

Arno, Erlo... qué más da. No hay mal tiempo que impida un día de monte. Buen paseo.

kamu dijo...

Pues no parece lo del mal tiempo al ver el cielo tan azul.